1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1  

Libros que nos gustaron

La habitación alemana

La habitación alemana Carla Maliandi

Una joven argentina viaja a una ciudad alemana donde pasó su infancia. Busca encontrar alguna respuesta para los conflictos que la aquejan, y que ni siquiera llega a entender. Pero en Alemania la realidad no hace más que enrarecerse. Alojada sin permiso en una residencia para estudiantes, la protagonista descubre que está embarazada, aunque no sabe de quién. Casi como en un relato de suspenso, la novela consigue sostener el interés por el destino de esta joven que avanza a tientas, perpleja, mientras el aire a su alrededor se carga de presagios extraños y presencias perturbadoras.

La habitación alemana, Carla Maliandi, Mardulce, 2017, 200 páginas.
Esperando a Mister Bojangles

Esperando a Mister Bojangles Olivier Bourdeaut

Como la canción de Nina Simone que le da título al libro, Esperando a Mister Bojangles es a la vez melancólica y alegre, llevadera y profunda. Es una novela engañosa: la historia de una familia excéntrica en Francia, sus bailes y fiestas, su hijo que no va a la escuela, su madre frívola que todos los días usa un nombre distinto. Detrás de la extravagancia, visible a medida que pasan las páginas, aparecen la nostalgia y la certeza de que el sueño en algún momento terminará. Una novela pequeña que seguirá dando vueltas en la cabeza mucho después de cerrar el libro.

Esperando a Mister Bojangles, Olivier Bourdeaut, Salamandra, 2017, 150 páginas.
Florentina

Florentina Eduardo Muslip

“Aparece Florentina”. En la primera línea del libro, al narrador se le impone el recuerdo vívido de su abuela gallega, y se concentra en él. Va y viene en el tiempo, ejercita la memoria (la escritura) con soltura y precisión, humor y sensibilidad. Con oficio delicado, Muslip hilvana el retrato conmovedor de una inmigrante –sus dichos, sus mañas, su anticlericalismo, entre tanto más–, indagando a la vez sobre su propia identidad.

Florentina, Eduardo Muslip, Blatt & Ríos, 2017, 134 páginas.
La séptima función del lenguaje

La séptima función del lenguaje Laurent Binet

El 25 de marzo de 1980, Roland Barthes muere atropellado por un camión de lavandería. El inspector Bayard de la policía francesa debe investigar el accidente (¿o asesinato?), el cual tiene especial interés para la presidencia. Su investigación lo lleva a entrevistar a personajes como Michel Foucault, Julia Kristeva y Louis Althusser, pero necesitará alguien que lo ayude a descifrar la “cháchara intelectual”. Para esto contrata a Simon Herzog, profesor universitario de semiótica especializado en el simbolismo en James Bond, quien será el mediador entre la investigación policial y la lingüística.
La séptima función del lenguaje es un policial ágil que intercala hechos y personas verídicas con especulación y parodia. Una novela entretenida habiendo leído o no a estos autores convertidos en personajes. Un gran thriller lingüístico.

La séptima función del lenguaje, Laurent Binet, Seix Barral, 2017, 440 páginas.
M train

M train Patti Smith

Patti bebe café, lee y sueña, escribe en servilletas, viaja, se obsesiona, se deprime y mira series policiales, toma fotografías, extraña a su marido muerto, habla con sus gatos. M Train hilvana recuerdos y reflexiones yendo y viniendo en el tiempo y el espacio. En sus páginas aparecen, entre otros, William Bourrughs, Bobby Fisher, Frida Kahlo, Haruki Murakami. Al terminar su lectura deseamos seguir escuchando la voz diáfana, serena, melancólica y emotiva de la narradora. Ahí tenemos su otro gran libro, Eramos unos niños. Y, claro, todas sus canciones.

M train, Patti Smith, Lumen, 2016, 280 páginas.
Ver anteriores »